Un 2019 frenético. Entrevista a Jacobo Medianero

Un 2019 de vértigo y velocidad. Así quedarían definidos los primeros meses de gobierno de Unidas por Mota en la localidad. Un gobierno que, sin duda, ha nacido con la voluntad de ser “cercano, amable y trabajar con todo el mundo sin distinción” lo que para muchos supone un avance importante.

El proyecto de Unidas por Mota está diseñado para implementarse durante los cuatro años de una legislatura, lo que no ha sido óbice para ver un impulso importante en los primeros seis meses del año, a pesar de “no contar siempre con el apoyo esperable en el pleno en cuestiones claramente positivas para Mota.”

Así, hablamos durante unos minutos con el alcalde de la localidad, Jacobo Medianero, sobre cómo ha vivido estos meses.

¿Qué cuestiones han sido capitales en estos primeros meses?

Aquéllas con las que nos habíamos comprometido, por supuesto. Además de haber podido empezar a poner en marcha otras cuestiones que teníamos en mente o en el programa electoral, lo importante era avanzar en cumplir con los acuerdos inmediatos que habíamos comprometido con la gente de Mota.

La puesta en marcha de un plan de limpieza que tiene que seguir desarrollándose y creciendo pero que, claramente, ha supuesto una mejora en un momento muy complicado como es el verano. Y una apuesta decidida por la seguridad, que continuará, con la convocatoria de la primera junta de seguridad de los últimos 5 años o la instalación de las primeras cámaras de seguridad en puntos concretos como la parada de autobuses y el punto limpio son dos cuestiones destacables.

Pero también han sido buenas noticias el ver el proyecto del Centro de Salud en Mota del Cuervo en los presupuestos de Castilla-La Mancha, algo de lo que hay que sentirnos orgullosos aunque quede trabajo por delante. En este sentido, de las infraestructuras, nadie puede dudar de lo frenético de estos seis meses con la licitación, y prácticamente ejecución terminada, del cambio de césped del campo de fútbol (una obra muy cuantiosa y necesaria); la licitación e inicio de las viviendas para personas con discapacidad mayores de 50 años o la licitación del arreglo de los baños del CEIP Manjavacas (y también del patio y otros baños del edificio número 2) y de la ampliación de una fase completa de la Escuela de Música. Este punto es primordial y ojalá y todo salga como esperamos para poder contar con prácticamente el doble de espacio para la escuela de música y conservatorio antes del verano. Lo principal en todas estas infraestructuras es haberlas podido poner en marcha porque todas ellas requerían un esfuerzo brutal, político y de los trabajadores, al estar todas prácticamente agotados los plazos (cuando no agotados en la práctica) de las subvenciones que deben ayudar a sufragarlas.

Además, había otras cuestiones que están en marcha como la instalación de desfibriladores que, aprovechando también la colaboración de Diputación, serán dos en vez de uno como estaba previsto.  O, por otro lado, cuestiones que, por su tremenda complejidad, todavía no han visto la luz como el plan de revitalización del casco urbano de Mota pero que están muy avanzadas en la redacción de la ordenanza que debe regularlo.

Por terminar este punto, pondría también el acento en el Plan de Empleo juvenil que se ha puesto en marcha y que nos ayuda a cumplir con el compromiso de dinamizar el empleo juvenil e intentar crear opciones para que nuestros jóvenes puedan vivir en Mota.

Por otro lado, habrá habido otras cuestiones que no fueran “compromisos inmediatos” y que se han puesto en marcha.

Sí, hay cuestiones que teníamos ganas de poner en marcha como era el caso del Cine Municipal y, analizando todavía cada detalle para tener una oferta que perdure en el tiempo, podemos decir que ha sido un éxito sin paliativos.

Hemos corregido algunas cuestiones que entendíamos necesarias en cuanto a los convenios municipales, aunque debemos avanzar más con otros colectivos, que eran muy bajos o conseguir que el 0,7% municipal no fuera solo un “bonito detalle” en nuestros presupuestos pero que, a la hora de la verdad, no se ejecutaba.

En este sentido, también ha sido muy importante la ejecución de la urbanización de parte de la zona nueva del cementerio. Un trabajo también arduo donde estuvimos muy satisfechos porque el resultado ha sido mucho mejor de lo que estaba previsto antes de nuestro gobierno y, sobre todo, porque se ha trabajado de manera conjunta entre los representantes de los grupos municipales. El resultado si se trabaja conjuntamente nunca será lo que queremos uno u otros al cien por cien, pero ahí está la prueba de que da un resultado que mejora lo existente y que convence a la mayoría amplia de la ciudadanía. Debemos seguir ese camino porque es lo mejor para Mota y, por lo tanto, para todos nosotros.

Y habrá también algunas iniciativas que parezcan hoy más complicadas que el día que se imprimían los programas electorales de los partidos.

Por supuesto, quienes estamos en la oposición, a veces, no tenemos toda la información y aunque somos tremendamente prudentes a la hora de hacer nuestro compromiso electoral, algunas realidades pueden cambiar y retrasar la solución de algunos problemas que tenemos claros que necesitan la actuación municipal.

Dicho esto, no hay ningún punto en el que nuestra voluntad sea distinta hoy por estar en el gobierno. Si alguna cosa no se puede hacer lo rápido que podemos, porque así lo marcan las circunstancias, las personas más afectadas por estas están informadas al 100%, al segundo, de todo lo que pasa. Con una transparencia absoluta. Esto la gente lo valora porque sabe que si no estás consiguiendo el resultado concreto que buscamos todos no es por falta de ganas sino por cuestiones no achacables al gobierno municipal. Pero… no podemos quedarnos ahí, hay que buscar las vueltas para cumplir.

Por ejemplo, a pesar de haber encontrado una fórmula absolutamente “barata y viable” para el municipio, financiado al 70%, con una ubicación perfecta y sin causar daños a ninguna otra actividad… no tendremos velódromo en 2020. Era una posibilidad absolutamente real con todo lo que era necesario resuelto y estudiado, pero no ha podido ser. ¿Eso quiere decir que abandonamos? No, eso quiere decir que hay que pensar más y ser más inteligentes.

¿Todo es como hace seis meses en Mota?

No, claro que no. Hoy el Ayuntamiento tiene una colaboración absolutamente cercana con colectivos y grupos. Una exposición y un roce continuo con nuestro pueblo y con la gente que tiene ideas, que realiza acciones y que, al final, es parte del impulso municipal.

Esto es maravilloso para conocer la realidad, a pie de calle, y no quedarnos dormidos en un sillón y, a la vez, también es difícil porque hay una exposición continua y máxima con todos los colectivos.

Pero estamos convencidos de esta forma de trabajar. No nos quedaremos encerrados solo para no equivocarnos. Equivocarse con la gente es algo lógico y normal. Lo asumimos, lo aceptamos y, lo más importante, agradecemos enormemente que la gente nos lo haga saber (con educación y respeto) para poder comprobar que así ha sido y poder corregir. Lo malo, en cualquier faceta de la vida, no es equivocarse sino no reconocerlo y no tener propósito de enmienda.

Si queremos llevar esto a cuestiones completas podríamos, por ejemplo, hablar de educación. Con una relación absolutamente directa, con canales de información abiertos 24 horas y que dan resultado. ¿Eso quiere decir que siempre estamos de acuerdo en todo? Que va. Eso quiere decir que conocemos los problemas casi al momento y por pequeños que sean. Eso nos ayuda a equivocarnos menos.

¿Existe buena colaboración con otros municipios u otras instituciones?

Yo entiendo que sí. Las veces que he tenido que levantar el teléfono para resolver cualquier duda con otros ayuntamientos el resultado ha sido positivo. Creo, sinceramente y así lo vamos a intentar, que tenemos que tener una relación todavía más fluida en cuestiones concretas como puedan ser, por ejemplo, el desarrollo de un turismo comarcal o la defensa de algunas causas justas y necesarias que nos afectan a todos como seguir reclamando un parque de bomberos en la zona, la apertura y gratuidad de la AP-36 o un tema que se trata poco y debemos ir poniendo en la agenda: los problemas de agua de los municipios y las redes tan anticuadas que tenemos, llenas de pérdidas y todavía, en muchos casos, de fibrocemento.

En cuanto a otras instituciones creo que todos hemos entrado “de nuevos” en las distintas responsabilidades y estoy seguro que la comunicación mejorará en el futuro. Dicho esto, hay que destacar que en muchos casos ha sido rapidísima esta adaptación con delegados provinciales y otras responsabilidades que están siendo cercanas y atentas a los problemas de los moteños.

Un deseo para el 2020…

Bueno, hay que tener en cuenta que los deseos los cumplimos, o intentamos, nosotros con nuestro trabajo y esfuerzo. Pero, me encantaría que hubiera mayor unidad en todo lo que hagamos en el municipio sea quien sea, el mismo gobierno municipal y los concejales pero, por supuesto, también las distintas asociaciones, colectivos, grupos que trabajan en el pueblo. Tenemos que acostumbrarnos a generar sinergias y colaboración entre todos porque nos une Mota del Cuervo y porque, aunque parezca lo contrario, de la confrontación se sacan pocos avances.

Tampoco estaría mal que todos estuviéramos un poco más concienciados con la limpieza y el respeto a las zonas de Mota, tanto urbanas como en los alrededores. Parece que hay cosas que no van con nosotros y eso es triste, ojalá vaya cambiando.

Por otro lado, el 2020 tiene que ser el año de la consolidación de varios proyectos en los que ya se trabaja. La idea de hacer algo, lo que esté en nuestra mano, por frenar el abandono del centro urbano de Mota es algo que debe estar en marcha en el primer trimestre de 2020.

En materia educativa tenemos grandes proyectos para intentar apoyar en todo a la educación local, igual que en el comercio o el mundo empresarial donde habrá que colaborar con la asociación de empresarios municipal para intentar retomar la idea de una feria multisectorial.

De la misma manera, con la juventud falta trabajo por hacer. Tenemos que ser capaces de encontrar ese ocio alternativo que entusiasme a los jóvenes de entre 12 y 18 años para disfrutar de una manera diferente al habitual “botellón”.

Y además de los jóvenes, incidir, dentro de las posibilidades del Ayuntamiento, en la necesidad de la gestión pública de las residencias de ancianos y la mejora de los servicios es otro objetivo

Por último, hay que trabajar por el mantenimiento del medioambiente en nuestra localidad en un sentido amplio. Seguimos pendientes de poder hacer recogidas de basura en las cercanías del pueblo y, por desgracia, no descarto endurecer las sanciones para quienes lanzan vertidos a nuestros campos. Muy relacionado con esto está la idea de poner en marcha un plan estratégico sobre turismo para hacerlo una fuente de ingresos más de nuestro municipio, fomentando y apoyando a nuestra hostelería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *